Contra los deberes

En algunos sistemas educativos, los niños, desde temprana edad, pasan horas haciendo tareas en casa después de salir del colegio. Para unos, esos deberes son esenciales para lograr los aprendizajes. Para los alumnos y familias una auténtica tortura. Diferentes investigaciones han demostrado que el trabajo escolar en casa perjudica a los alumnos con dificultades y con menos recursos ya que nadie les ayuda en casa.

Fuente: Germán Trugueda | El País

Anuncios